GRINGO Y LA ANTIPATICA

Publicado en por Grafieldvive es Hector.OGG.


GRINGO Y LA ANTIPATICA

Finalizaba el primer año en la universidad donde todos recibimos conocimientos generales y a partir del 2do año comenzaba la carrera en si por especialización, el año verdaderamente fue bueno en términos generales y se venia la fiesta de despedida en la cual todos irían en parejas, hasta ahí todo iba bien, pero el resultado de trabajar de noche en el centro de computo de una empresa de telecomunicaciones y estudiar durante el día me había privado del requisito fundamental de la fiesta.

Pues bien intente con mis amigas las cuales ya estaban comprometidas para ese día, me sentí extraño y sin saber con quien ir; y sin querer me acorde de Sonia W., ella era la antipática de la clase, si alguien llevaba una calculadora ella llevaba una Calc. Científica, si alguien decía que su papa se había comprado un auto, ella decía que su padre tenia un BMW del año en fin todo lo superaba.

Pues bien siendo todo como narro, me atreví a decirle que sea mi pareja el día de la fiesta de despedida pensando que seguramente me rechazaría, grande fue mi sorpresa el recibir un SI, bueno me quede asombrado con su respuesta, y pensé seguramente esta emotiva porque el próximo año cada uno escoge su especialidad. Y quedamos que pasaría por ella a las 8 de la noche del día sábado lo cual acepto.

Yo siempre puntual fui en su busca con el Volswagen escarabajo de mi hermano a las 8 en punto, llegue a la dirección que me dio |era frente al gol de san isidro un barrio residencial al acercarme al edificio un portero rigurosamente vestido me abrió la puerta y me dijo a quien busca le dije a Sonia W. y me contesto “esa antipática vive en el piso 14”; solamente me sonreí y subí al encuentro de mi cita.

Al llegar en un ascensor muy bonito para que, este se abrió en el piso 14 y toque la puerta, ella se hizo esperar y al rato abrió estaba con una toalla envuelta en la cabeza, y otra en el cuerpo y con sandalias, recién salía de la ducha, bueno viéndola así, no estaba mal la antipática solo debería cambiar un poco su forma de ser, y me dijo “tu crees que voy a llegar temprano yo tengo que llegar tarde para que todos vean cuando llego”, en ese momento me resigne a esperar que mas podía hacer. En ese momento salio un perrito pekinés y me dijo te dejo con mi Gringo para que no te aburras y me entrego una pelotita de goma, esas que dan bastante rebote y se marcho a cambiarse.

Apenas estuve a solas con su perro Gringo este se me abalanzo sobre la pierna creyendo que podía satisfacer sus instintos sexuales conmigo, cuando ella escucho que yo le recriminaba al Gringo, grito desde su cuarto tírale la pelota. Lo cual hice y por arte de magia el gringo soltó mi pierna y siguió la pelotita la pelota saltaba en la pared gringo igual en la pared, la pelota saltaba en el sofá gringo en el sofá, es decir donde caía la pelotita gringo también hasta que la alcanzaba.

Una vez que alcanzaba gringo la pelotita se venia nuevamente directo a mi pierna, yo le quitaba la pelotita y se la volvía a lanzar así sucesivamente, habré estado así con gringo como una hora ya estaba cansado y aun no acababa de arreglarse la antipática.

Cuando ya gringo estaba cansado de tanto ir detrás de la pelotita, se enfureció conmigo y arremetió contra mi pierna con mayor ímpetu yo forcejeo con el porque ya no quería soltar la pelotita recibiendo como respuesta varios gruñidos hasta que al fin pude quitarle la pelotita y la lance la pelotita reboto en la mesa de centro y gringo también, la pelotita reboto en el brazo del sofá y gringo también, la pelotita salio por la ventana del edificio y gringo también.

Con esto me asuste me acerque a la ventana solo veía el jardín de una casa vecina pero ni rastro de la pelotita y gringo, me dije desde un 14avo piso como estará “Papilla seguro”, en eso escucho la voz de la antipática que me dice “no te preocupes que me falta poco ahora acabo de alistarme”.

En ese momento tome el camino del elevador y en el recibidor del edificio el mismo señor que me abrió la puerta al llegar me dice “señor se canso de esperarla seguro es siempre lo mismo, pero mejor para UD.” y Salí del edificio estaba preocupado por Gringo, lo busque pero ni rastro de el y me marche del lugar.

Desde esa última vez no he vuelto a ver ni a la antipática ni a Gringo.

VERIDICO.
Cariñosamente Hector.OGG.

Etiquetado en Recuerdos y Reflexiones

Comentar este post

Carlos 09/09/2015 13:13

[url=http://google.es] [color=#000] Google [/color][/url]

Carlos 09/09/2015 13:13

Google