LA GRAN HERMANDAD IBEROAMERICAN-Mi cita en Zurich

Publicado en por Grafieldvive es Hector.OGG.


MI CITA EN ZURICH

Siempre al comenzar los años en los meses de enero, la empresa para la cual trabajo me envía a Europa supuestamente por 15 dias; pues bien mi destino esta vez era Amsterdam, Rotterdam, Frankfurt y Hamburgo; los cuales son las principales puertas de ingreso de los productos latinoamericanos. Estando en Frankfurt terminando mi labor recibo la llamada del Manager para Latinoamérica de la empresa, el cual me solicita urgentemente en Ginebra-Suiza, viéndome obligado a alargar mi estadía en el viejo continente.

Estando en Ginebra, que dicho sea de paso la época invernal en la que llegue no es propicia para hacer turismo, recibo el encargo de realizar un proyecto para un grupo de agricultores griegos y ucranianos, muchos pensaran que bien, que lindo, conocer tanta gente y de distintos países; pero cada reunión de trabajo terminaba con un fuerte dolor de cabeza y tan confundido como perro en ascensor.

Me explico en Ginebra se habla francés con un fuerte acento alemán y mis conocimientos de alemán es tan bueno como el de un bebe recién nacido, los griegos y los ucranianos tienen su propio idioma, por lo cual prepare mi proyecto en ingles, pero me doy con la sorpresa que ni los agricultores griegos y ucranianos no entendían en ingles y tuve que realizar nuevamente todo el proyecto y solicitar el apoyo de traductores para llevar adelante mi trabajo.

Esto motivo que mi estadía se viera alargada en Ginebra, que si fuese pingüino estaría feliz de la vida, una ves llegue a la oficina y mi asistente esbozando su mejor sonrisa me dice “De bons jours, le monsieur Gómez, sont un jour agréable” analice la situación y le dije “Bons jours, agréables”. Pero para mi 2 grados de temperatura y decir que es bonito día solo por que el sol brilla en la calle, me pareció algo burlón, pero en fin es un clima al cual ellos están acostumbrados.

Durante mi larga estadía en pleno invierno solamente salía del hotel al trabajo y viceversa, no había nada que hacer a partir de las 6 de la tarde, las calles estaban vacías y los comercios cerrados, ya llevaba un mes en este trajín y solo encontraba refugio en el Internet, buscaba a alguien con quien hablar, en eso entro a mi correo a la bandeja de mi correo en Hotmail.com y en el correo de no deseados “Lotería”, encontré a “Gloria bluewin”, lo abrí y gran sorpresa una compatriota que tenia mas de 13 años viviendo en Zurich, esto verdaderamente me alegro, respondí inmediatamente su correo y le explique los motivos y mi situación en Ginebra, ella contesto mi correo y luego nos encontramos en el Messenger, chateamos toda la noche, pero lo mas importante quedamos en vernos en Zurich el día viernes a las 8 de la noche. Tenia una cita en Zurich.

Llego el día de mi cita, estaba un poco nervioso pero aun así enrumbe a Zurich la ruta era hermosa muchos tramos estaban cubiertos por la nieve, casas con techos a dos aguas me hacían recordar postales de navidad, de ves en cuando algunos signos de vida como estaciones de traileres; pero comenzaron mis dudas las señales del camino estaban en alemán, francés y algunas que otras complementadas en ingles, me pregunte si estaría en la ruta correcta no pudiendo confirmar esto, seguí mi camino a casi tres horas de viaje divise un letrero que anunciaba que ya estaba en mi destino. Llegue a la ciudad y busque el local que habíamos quedado cerca al gran lago Zurich, cerca de los muelles verdaderamente impresionante, había una catedral muy bella que llamo mi atención pero preferí buscar el local, eran las 8 de la noche dentro del local de luces de colores, varias mesas ocupadas por parejas y grupos, me dirigí a la barra me senté en el ultimo asiento, sentí que mientras cruzaba el salón todos me miraban, mi instinto de defensa me dijo esto son problemas pensé que podría topar con algunos nazis racistas. Grande fue mi alivio cuando el barman, un moreno con pinta de latino me dice en perfecto francés “Cela va prendre, monsieur”, al preguntarle si era americano, me contesto de Rep. Dominicana. Dialogue con el y le explique de mi cita, y me contexto “cuidado con el tercer sexo” y me dijo que el local era un punto de encuentro de personas que quieren pasar un buen rato.

Eran las 8.15 y ya estaba pensando que mi periplo había sido en vano, gire y observe el panorama y tuve que regresar a mi posición original y buscar a mi amigo Dominicano, estaba yo muy confundido en mi breve observación del panorama cuatro damas de distintos lugares del salón me habían saludado y dedicado una sonrisa y no sabia cual era mi cita. En ese instante se paro a mi lado una mujer de 1.70mt. aprox. Ojos azules, cabello rubio natural, era verdaderamente impresionante y me dijo en alemán “Hallo, als diese” mi amigo dominicano me miro y sonrió, este gesto me hizo pensar en su recomendación “cuidado con el tercer sexo”, dude unos instantes y le conteste en ingles a la mujer “I do not want, problems” y se retiro. Pensé en ese instante en el trayecto de regreso a Ginebra, o quedarme haber que pasa estaba desconcertado me plantaron pensé.

En ese instante la rubia impresionante se acerco nuevamente y me dijo en español “estas preocupado por tu cita”; la mire bien era de verdad una mujer y le dije Gloria, ella afirmo con una sonrisa y nos abrazamos como si fuéramos conocidos de años.

La pasamos de lo lindo hablamos de nuestro país, de las comidas y terminamos cantando vals de Polo Campos, Pasillos de Julio Jaramillo y hasta rancheras de Javier Solís. Fue maravilloso, con solo saber que tenemos la misma cultura nos hizo sentir esa emoción tan grande. Pase el mejor fin de semana en mucho tiempo.

Esto que les narro me hizo reflexionar sobre la Gran Hermandad Iberoamericana que nos une, muchos de nosotros renegamos de nuestro país, pero cuando estamos fuera lo extrañamos a morir.

Si todos nosotros pensáramos en esa intangible pero verdadera Gran Hermandad Iberoamericana en donde el factor común es el idioma y que somos iguales que no hay gran diferencia entre nosotros y pensáramos que todos descendemos de una misma cultura o fusionamos las nuestras con otras en nuestro desarrollo, siendo concientes de ello construyamos entonces nuestra Gran Hermandad Iberoamericana.

Dedico el presente a mi amiga y compatriota Gloria y a mi gran amigo Dominicano, y a la Gran Hermandad Iberoamericana.

Cariñosamente Hector.OGG.

Etiquetado en Recuerdos y Reflexiones

Comentar este post