Sentirse Vivo

Publicado en por Grafieldvive es Hector.OGG.

Sentirse Vivo

Tenia 14 años y mi madre insistía que fuese todos los días a escuchar el catecismo además de que la acompañase a sus tareas benéficas yo a regañadientes accedía, pensaba que eso era cosa de viejos, pero un día mi madre me ofreció, si me ofreció como voluntario para una tarea que tendría que realizar todos los días sábados, esa tarea era la de ayudar a las monjitas a atender a los niños minusvalidos y con problemas diversos. Demás esta decir que para mi era algo totalmente extraño, pero me vi. Obligado a aceptar ya que no era el único niño que iría a esta tarea.
El primer sábado que llegamos al sanatorio, el SOCK para nosotros que veníamos del mundo de los normales; fue sumamente devastador, muchos se querían regresar pero hicimos fuerzas para tratar de tolerar la visión y no aparentar ningún temor visible y perceptible por los niños.
Ese primer sábado era interminable para nosotros, solo conversábamos con los niños, escuchamos música y practicamos algunos juegos de salón.
Cuando acabamos nuestra labor escuchamos a los niños que nos decían ¿vuelvan el próximo sábado?, esto mas que una despedida me sonó como aun ruego suplicante.
En el camino a mi casa me sentí feliz de estar vivo, quise saber si mis piernas funcionaban normalmente, mis brazos igual y me sentí vivo y corrí a casa dando gracias al señor de estar sano.
Al próximo sábado fui de nuevo pero varios de los que habían ido antes desistieron de seguir en dicha tarea, de ahí en adelante solo quedamos como voluntarios dos amigos mas y yo, para nosotros creo que sin darnos cuenta era un compromiso infaltable con la vida.
Una vez tuvimos la suerte de quedarnos a solas con los niños, las monjitas nos habían tomado bastante confianza y nos dejaron con ellos. Ese día prendimos el equipo de sonido a todo volumen y pusimos un disco de los Bee Gees y bailamos como John Travolta para ellos en un principio, pero ellos comenzaron a bailar en sus sillas de ruedas, en sus muletas, en sus camas, en el suelo, en el lugar que estaban recluidos por su enfermedad y disfrutaron de un sábado de baile y alegría que creo que nunca olvidare en mi vida.
Este era mi compromiso con la vida a los 14 años de edad, compromiso que por demás resulto de una vital importancia por saber que estoy vivo y tengo la fortuna para disfrutar este bello don

Vividamente Hector.OGG.

Etiquetado en Recuerdos y Reflexiones

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

Chelo 10/15/2010 18:38


Hola:
Asunto:
Me estaba enganchando a leer este blog.
Problema:
Este último artículo en letra azul he sido incapaz de leerlo porque tengo que fijar demasiado la vista
Sugerencia:
Cambiar el color de letra
Saludos
Chelo


MILUNA 10/14/2010 20:31


"Sentirse vivo", es igual a haber despertado conciencia de que eres un ser lleno de opciones y oportunidades, que con el saber hacer! te llevaran, guiaran a la luz de tantas y tantas verdades que
se esconden en nosotros mismos.