Feministas?

Publicado en por Grafieldvive es Hector.OGG.

Repasando algunos escritos de mis amistades me llamo la atención los escritos que hacían loas al feminismo, es decir existe una corriente femenina muy fuerte.
Yo en lo personal soy un convencido que la mujer puede ser tan igual o mejor que el hombre en muchos aspectos, sean estos personales, profesionales o de simple definición.
Pero los artículos que según ellas describían como cabezas de playa del feminismo resultaban ser sumamente contradictorios y bipolares, en algunos decían la capacidad profesional de la mujer y al mismo tiempo le cerraban la puerta a esta posibilidad.
Si esto fuera cierto estarían sumergiendo a la mujer en el limbo de su desarrollo, desconociendo todo el progreso a que han llegado y que seguirán avanzando en su evolución.
Pero el factor común de estos artículos es
“lapidar al Hombre” contradictorio parece esto, ya que según ellas se pretende superar al hombre, al cual ellas mismas consideran mediocre.
Es decir ¿quieren ser más mediocres que el hombre o dejar la mediocridad?
El ser humano, en particular el hombre en su desarrollo, no se detuvo a escribir o hablar mal de la mujer, por el contrario se centro en adjetivos y los salto.
Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, Miguel de Cervantes Saavedra, cuando escribieron sus más grandes obras literarias nunca se detuvieron a escribir o hablar mal de la mujer, solo se concentraron en su imaginación literaria, investigaron analizaron y desarrollaron todo ese intelecto que casi todos conocemos y disfrutamos.
Un claro ejemplo de feminismo bien llevado, es decir sin caer en excesos es el de la bella y talentosa escritora española Rosa Montero, en su obra
“Historias del rey Transparente”
deja sentados los deseos de triunfo de la mujer aquí les trasmito un párrafo.

"Soy mujer y escribo.
Soy plebeya y sé leer.
Nací sierva y soy libre.
He visto en mi vida cosas maravillosas.
He hecho en mi vida cosas maravillosas.
Durante algún tiempo, el mundo fue un milagro.
Luego regresó la oscuridad.
La pluma tiembla entre mis dedos
Cada vez que el ariete embiste contra la puerta.
Un sólido portón de metal y madera
Que no tardará en hacerse trizas..."

Este pequeño párrafo es un canto de libertad y como verán nunca hablo mal del hombre.

Con esto solo quiero hacer notar que la lucha de las feministas no está bien encausada, el hombre no es su enemigo, más bien creo que como yo piensan muchos hombres y le dan todas las facultades a la mujer en su desarrollo.
El verdadero enemigo de la mujer, son sus propios temores, sus propios miedos, la inseguridad, ellas tienen que confiar en sus propias actitudes, no buscar excusas, ni buscar un culpable (hombre), salir a campo abierto y luchar por un espacio, un espacio que solo conseguirán con su intelecto, con su capacidad para asimilar sus triunfos y sus derrotas, donde su coeficiente intelectual se pondrá a prueba de forma constante y con acidas criticas de todo calibre, como me expongo yo en este articulo.

Vencer los propios temores y miedos es lo que necesitamos; ese es el primer paso que todo ser humano sea hombre o mujer, debe dar en cada actividad que realice.

Gracias.


Hector.OGG.

Etiquetado en Recuerdos y Reflexiones

Comentar este post